domingo, 17 de febrero de 2019

Consumo De Carne Roja Y Cáncer De Mama


En un artículo publicado en los Archives of Internal Medicine del 13 de Noviembre de 2006, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, Boston, se proponen estudiar la posible asociación entre el consumo de carnes rojas y el riesgo de cáncer de mama, según sea el tipo de este cáncer respecto a la presencia o no en sus tejidos de receptores hormonales para los estrógenos (ER) y para la progesterona (PR) en mujeres jóvenes, premenopáusicas.

El método utilizado ha sido evaluar el consumo de carne roja y el riesgo de cáncer de mama entre mujeres pre-menopáusicas con edades comprendidas entre 26 y 46 años. El consumo de carne roja fue cuantificado mediante cuestionarios sobre el tipo y la frecuencia de alimentos en la dieta, en 1991, 1995 y 1999.

El seguimiento de las mujeres que respondieron a los cuestionarios fue realizado hasta el año 2003. Los cánceres de mama fueron confirmados mediante la revisión de los informes de los patólogos.

Los resultados fueron los siguientes: durante el seguimiento de 90.659 mujeres pre-menopáusicas fueron documentados 1.021 casos de cáncer invasivo de mama. La edad de las participantes en la línea de partida del estudio oscilaba entre los 24 y los 54 años, con una edad media de 43 años.

Cancer positivo o negativo de los tejidos tumorales


Se obtuvo información sobre el carácter positivo o negativo de los tejidos tumorales a los receptores hormonales en el 77% de los casos (789); entre estos, 512 eran tumores positivos (ER+/PR+) y 167 eran tumores negativos (ER-/PR).

El consumo más elevado de carne roja se asociaba fuertemente con un riesgo elevado de desarrollar un cáncer de mama que fuera positivo a los receptores hormonales (ER+/PR+) de los que se diagnosticaron 512 casos; esta fuerte asociación no se observó en los 167 casos de cánceres que eran negativos a los receptores hormonales (ER-/PR-).

La conclusión de los autores es que, en una población de mujeres relativamente jóvenes, premenopáusicas, el consumo de carne roja se asocia con un elevado riesgo de desarrollar cáncer de mama positivo a los receptores hormonales, pero con el cáncer de mama negativo a estos receptores.