domingo, 17 de febrero de 2019

Consumo De Carne Roja Y Cáncer De Mama


En un artículo publicado en los Archives of Internal Medicine del 13 de Noviembre de 2006, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, Boston, se proponen estudiar la posible asociación entre el consumo de carnes rojas y el riesgo de cáncer de mama, según sea el tipo de este cáncer respecto a la presencia o no en sus tejidos de receptores hormonales para los estrógenos (ER) y para la progesterona (PR) en mujeres jóvenes, premenopáusicas.

El método utilizado ha sido evaluar el consumo de carne roja y el riesgo de cáncer de mama entre mujeres pre-menopáusicas con edades comprendidas entre 26 y 46 años. El consumo de carne roja fue cuantificado mediante cuestionarios sobre el tipo y la frecuencia de alimentos en la dieta, en 1991, 1995 y 1999.

El seguimiento de las mujeres que respondieron a los cuestionarios fue realizado hasta el año 2003. Los cánceres de mama fueron confirmados mediante la revisión de los informes de los patólogos.

Los resultados fueron los siguientes: durante el seguimiento de 90.659 mujeres pre-menopáusicas fueron documentados 1.021 casos de cáncer invasivo de mama. La edad de las participantes en la línea de partida del estudio oscilaba entre los 24 y los 54 años, con una edad media de 43 años.

Cancer positivo o negativo de los tejidos tumorales


Se obtuvo información sobre el carácter positivo o negativo de los tejidos tumorales a los receptores hormonales en el 77% de los casos (789); entre estos, 512 eran tumores positivos (ER+/PR+) y 167 eran tumores negativos (ER-/PR).

El consumo más elevado de carne roja se asociaba fuertemente con un riesgo elevado de desarrollar un cáncer de mama que fuera positivo a los receptores hormonales (ER+/PR+) de los que se diagnosticaron 512 casos; esta fuerte asociación no se observó en los 167 casos de cánceres que eran negativos a los receptores hormonales (ER-/PR-).

La conclusión de los autores es que, en una población de mujeres relativamente jóvenes, premenopáusicas, el consumo de carne roja se asocia con un elevado riesgo de desarrollar cáncer de mama positivo a los receptores hormonales, pero con el cáncer de mama negativo a estos receptores.

viernes, 15 de febrero de 2019

Acido salicílico para las verrugas cutáneas


En un trabajo publicado en el British Medical Journal del 31 de agosto de 2002 por miembros de los Departamentos de Dermatología del Ipswich Hospital, Ipswich, y del Addenbrooke´s NHS Trust, Cambridge, se revisan las evidencias disponibles en las publicaciones científicas sobre la eficacia de los procedimientos locales o tópicos en el tratamiento de las verrugas cutáneas.

Siguiendo la metodología aplicada en la medicina basada en la evidencia se identificaron y se incluyeron en esta revisión 49 ensayos clínicos aleatorizados y controlados, publicados en la literatura médica, sobre los efectos de diferentes tratamientos locales aplicados en las verrugas cutáneas, con exclusión de las localizadas en el área genital y de las verrugas complicadas.

Ensayos clínicos sobre el Acido salicílico


La evidencia aportada por la mayoría de estos ensayos clínicos a favor de uno u otro tratamiento tópico era generalmente débil dada la baja calidad de la metodología utilizada por sus autores. En todo caso, la mejor evidencia estaba a favor de la eficacia de los tratamientos tópicos que contenían ácido salicílico (el cual puedes comprar en Farmacia San Pablo), ya que sus efectos fueron claramente superiores a los de las sustancias utilizadas como placebos: en 6 ensayos clínicos controlados se demostraba un porcentaje de curación del 75% en los casos tratados con ácido salicílico comparado con el 48% de los casos con placebos, utilizados como controles.

En dos ensayos clínicos se demostró alguna evidencia de eficacia a favor del dinitroclorobenceno (utilizado como inmunoterapia de contacto) frente a los tratados con un placebo. Por el contrario, en ninguno de los ensayos clínicos analizados en esta revisión se demostró una evidencia aceptable a favor de otros procedimientos tópicos como la crioterapia, la inyección dentro de la verruga de bleomicina o de interferon, del 5- fluoruracilo aplicado tópicamente, de la terapia fotodinámica, ni del láser pulsado.

En conclusión, para los autores de la revisión existe una considerable falta de evidencias que sirvan de base para una utilización racional del tratamiento tópico en las verrugas cutáneas de etiología virásica. De todos modos, el tratamiento tópico con preparados que contienen ácido salicílico tiene un efecto terapéutico evidente y es el más seguro, simple y barato.

Fuente: El Siglo de Torreón