domingo, 13 de enero de 2019

Consulta con el odontólogo ¿Por qué aparte de frenos necesito cirugía?


La ortodoncia es la rama de la odontología que básicamente se encarga de colocar los dientes en una correcta posición para que tengan una función normal. A su vez, trata los problemas esqueléticos en cuanto al tamaño del maxilar y la mandíbula; y su influencia en la posición dentaria. Mucha gente conoce al tratamiento de ortodoncia como “frenos”.

La ortodoncia, hoy en día, es posible realizarla en pacientes adultos con seguros de vida y con excelentes resultados. Uno de los problemas que encara el especialista al atender este tipo de pacientes, es que su crecimiento esquelético ha terminado. Cuando el paciente presenta algún problema en cuanto al tamaño de sus maxilares y mandíbulas, el tratamiento suele ser más complejo.

Existen algunos casos en los cuales se tiene que recurrir al trabajo del especialista en CIRUGÍA MAXILOFACIAL para que proceda a la realineación quirúrgica de los maxilares o recoloque los segmentos dentoalveolares (hueso donde están contenidos los dientes).

Cirugía ortognática


En ningún momento estamos diciendo que la cirugía ortognática (así se le llama a este procedimiento) sustituya al tratamiento de ortodoncia; por el contrario, cirujano y ortodoncista deben coordinarse para conseguir óptimos resultados. Mucho ha sido lo que han avanzado estas especialidades en las últimas décadas para lograr corregir problemas antes intratables.

A estos pacientes los inicia el ortodoncista colocando los dientes en una buena posición sobre sus bases óseas, llámese maxilar o mandíbula. Esto es necesario porque los dientes se encuentran en una posición compensada para poder masticar. Por ejemplo, en un paciente de mandíbula grande o prognata, los dientes superiores pueden estar hacia adelante, mientras los inferiores se inclinan hacia atrás en un intento de poder funcionar, aunque sea un poco; es un mecanismo natural de compensación.

Al comenzar el tratamiento puede parecer que estamos “empeorando” al paciente; pero lo que se está realizando es desenmascarar el problema. Posteriormente actúa el cirujano maxilofacial acomodando los huesos. Algunos de los procedimientos que se pueden hacer durante la cirugía son:

  • Adelantar el maxilar o la mandíbula.
  • Regresar la mandíbula.
  • Acortar verticalmente el maxilar (esto es en personas que muestran mucha encía al hablar y sonreír.
  • Ampliar el maxilar.
  • Avanzar o acortar el mentón.

Una vez realizada la cirugía, el ortodoncista termina de acomodar la oclusión. Recuerde que algo que funciona bien en nuestro organismo, ya por sí mismo es bello. La ortodoncia, en combinación con otras especialidades, tiene mucho que ofrecerle.