viernes, 11 de enero de 2019

4 sencillos pasos para el cuidado facial


El cuidado facial es más una cuestión de disciplina que de cualquier otra. Una rutina de cuidado facial es lo que usted necesita (y usted necesita seguir la rutina con completa seriedad). Así que miremos lo que comprende una rutina de cuidado facial efectiva. Pues bien, muy simple, una rutina de cuidado facial puede llevar los siguientes 4 pasos:

  • Limpieza
  • Tonificación
  • Exfoliación
  • Hidratación

La limpieza es lo primero a tener en cuenta en una rutina de cuidado facial. La limpieza ayuda a remover polvo, contaminantes, grasa y aceite extra de su piel, previniendo daños en la piel. Aplique en el rostro y en el cuello una buena loción limpiadora o crema y masajee suavemente su piel en dirección hacia arriba. Use un pañito suave o una mota de algodón para limpiar. 

La limpieza debe ser hecha al menos dos veces al día, por ejemplo, por la mañana (como parte de una completa rutina de cuidado facial) y en las tardes (en una base regular). Los limpiadores con base de agua son los mejores para incluir en su rutina de cuidado facial.

La tonificación para el cuidado de la piel


La tonificación es el próximo en la rutina de cuidado facial. Sin embargo, esto es una parte opcional de la rutina. Casi siempre, una limpieza adecuada puede compensar la tonificación. La tonificación ayuda a remover todas las trazas de mugre, grasa y exceso de limpiador. En vez de hacerlo parte de su rutina de cuidado facial diaria, usted puede usar la tonificación ocasionalmente, por ejemplo, cuando usted ha sido expuesto a un ambiente de contaminación muy severo.

La exfoliación para el cuidado de la piel


La exfoliación es también, un paso opcional en la rutina diaria de cuidado facial. Sin embargo, la exfoliación es necesaria al menos una vez a la semana (o un par de veces, dependiendo del tipo de piel y de las condiciones del entorno). La exfoliación tiene lugar en la rutina debido a la tendencia natural de la piel de restaurar las células de la piel cada 3 a 4 semanas. Como una técnica de cuidado facial, la exfoliación ayuda a remover las células de la piel muerta que bloquen los poros, así asistiendo la piel en su proceso natural. Sin embargo, una exfoliación excesiva o severa puede causar daño en la piel; así que necesita ser equilibrado.

La hidratación para el cuidado de la piel


El próximo paso en el cuidado de la piel es la hidratación. De hecho, la hidratación es la más importante en el cuidado de la piel.

La hidratación previene que la piel se seque. La piel seca es realmente indeseable ya que causa que la capa externa de la piel se quiebre, llevando a las células muertas. De nuevo, aplique una ligera presión hacia arriba para hacer la hidratación más efectiva.

La hidratación trabaja mejor cuando se aplica sobre piel tibia y húmeda. Así que no trate de remover toda la humedad en los pasos anteriores de la rutina.